Las enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son de origen infeccioso y son provocadas por bacterias, virus, hongos, protozoos y artrópodos. Su principal vía de contagio son las relaciones sexuales entre una persona enferma y otra sana.
Algunas de estas enfermedades se curan con tratamientos a base de antibióticos, bajo prescripción y control médico. Las ETS son muy frecuentes y el número de personas afectadas por ellas va en aumento, debido, entre otras razones, a una mayor libertad en las relaciones sexuales, a la promiscuidad y a la utilización de forma indiscriminada de antibióticos, que ha generado la formación de microorganismos más resistentes. Las medidas más aconsejables para evitar las ETS son: una buena higiene personal, el uso de preservativos, la eliminación de las prácticas de riesgo y acudir al médico ante cualquier sospecha de padecerlas.

 ETS
 Organismo que las produce
 Pediculosis (ladillas)
Artrópodo (parasíto externo): Phthirus pubis
 Sífilis
Bacteria: Treponema pallidum 
 Gonorrea
Bacteria: Neisseria gonorroheae 
 Herpes genital
Virus del herpes 
 Sida
Virus VIH 
 Candidiasis
Hongo: Candida albicans 
 Hepatitis B
Virus de la hepatitis B 

       

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Búsqueda personalizada