El origen de la electricidad


Tales de Mileto (625-547). Antiguo científico y pensador griego, comprobó que si se frotaba ámbar con lana, este atraía objetos ligeros que volaban y se adherían a él.
Se cree que el físico y médico inglés William Gilbert (1544-1603) fue la primera persona en utilizar la palabra eléctrico. Además, inventó el primer instrumento eléctrico, al que llamo versorium.
Desde la descripción de los primeros fenómenos eléctricos hasta hace poco más de dos siglos los avances que se han producido en el estudio de la electricidad han sido bastante lentos.
En el siglo XVIII, Benjamín Franklin (1706-1790) voló una cometa con la intención de «capturar la electricidad» de las nubes tormentosas.
A partir de aquí muchos científicos experimentaron con las cargas eléctricas en sus laboratorios y observaron que estas pueden originar chispas eléctricas.
En 1787, Luigi Galván (1737-1798) se dio cuenta de que al poner tejido animal muerto en contacto con dos metales, los músculos se contraían.
Más tarde Aejandro Volta (1745-1827) se  entero de este suceso, y en sus estudios posteriores consiguió desarrollar un instrumento capaz de producir cargas eléctricas al que llamo electróforo. Y hacia 1800 anuncio haber encontrado una fuente de electricidad: era la primera pila eléctrica.
Una vez ideada la pila eléctrica, los científicos contaron con una fuente estable de corriente eléctrica que les permitía continuar con sus investigaciones.
En 1820, Hans Christian Oersted (1777-1851), mientras realizaba sus experimentos encontró que existe una relación muy estrecha entre los fenómenos eléctricos y magnéticos de la materia. Surgió así el electromagnetismo, y se inventó un artilugio fascinante para esa época, el electroimán.
En las primeras décadas del siglo XIX, Michael Faraday (1791-1687) realizó importantes descubrimientos que permitieron comprender la relación existente entre la electricidad y el magnetismo. Sus trabajos facilitaron el desarrollo del generador eléctrico y del motor eléctrico
El 1870, Thomás Alva Edison (1847-1931) fabricó bombillas y otros elementos para facilitar el uso de la luz eléctrica en las casas. Una vez que la electricidad estuvo disponible, se empezó a pensar en nuevas aplicaciones. Se inventaron más aparatos para hacer más fácil y cómoda la vida doméstica, planchas, estufas, batidoras, cocinas eléctricas, etc.
Otro descubrimiento importante fue el del telégrafo, perfeccionado por Samuel Morse (1791-1872) en 1837. A partir de aqui se abrió una importante vía en el desarrollo de las comunicaciones.
En 1880, Henrich (1857-1894), basándose en la teoría del electromagnetismo, demostró la existencia de ondas predichas en 1873 por James C. Maxwell (1831-1879), que podían ser destacadas a distancia. Esto permitió un avance espectacular en el campo de las comunicaciones sin hilos. Se inventaron la radio y la televisión.
La comprensión del comportamiento y la naturaleza de los electrones permitió el desarrollo de componentes electrónicos, como las válvulas y los transistores.
En la década de 1960 se desarrollaron técnicas para obtener círculos integrados comenzó así la actual era electrónica.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Búsqueda personalizada