Formas de Estado y sistemas políticos

En el mundo actual existen, fundamentalmente, dos formas de estado: la monarquía y la república.

Monarquía
El jefe del estado, y, por tanto, su máximo representante, es un rey o una reina, que posee su cargo por derecho de nacimiento y lo transmite a sus hijos. La monarquía es una forma de estado muy antigua. Fue el modelo dominante en Europa a lo largo de la edad media y hasta el siglo XVIII.
Antiguamente, las monarquías eran absolutas, es decir, el rey,aunque tuviera consejeros, detentaba la soberanía política y acumulaba todo el poder para gobernar y hacer las leyes.Este tipo de monarquía subsiste todavía en algunos países de Oriente Medio como Arabia Saudí.

Sin embargo, tras la revolución francesa esta forma de Estado fue evolucionando hasta transformarse en las actuales monarquías parlamentarias o constitucionales. En ellas el monarca tiene limitado su papel a representante y símbolo del Estado, sin capacidad de gobernar. España, Suecia y Dinamarca tienen monarquías constitucionales. También es una monarquía constitucional el Reino Unido, con la particularidad de que la reina de Inglaterra figura como jefe del Estado nominal de muchos países de antiguo imperio colonial británico como Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

República
El jefe del Estado es un presidente, que llega al cargo después de una elección, no por herencia, y que lo ostenta de forma temporal. En algunas repúblicas su presidente apenas tiene una labor representativa, no ejerce labores de gobierno y mantiene la neutralidad política; es el caso de Alemania. En cambio otras, como Francia, son repúblicas presidencialistas en las que el presidente desempeña un papel muy activo en la política.
La república también es una forma de Estado muy antigua. Por ejemplo, la antigua Roma funcionó como un gobierno republicano durante casi quinientos años. La república moderna es heredera de la revolución francesa. Hoy día, en la mayoría de países europeos la forma de Estado es la república, y lo mismo ha ocurrido con los Estados americanos, africanos y asiáticos que se independizaron a lo largo de los siglos XIX y XX.
Al igual que ocurre con las monarquías constitucionales, las repúblicas suelen ser sistemas democráticos en los que la ciudadanía elige al presidente. Sin embargo, en algunos países hay oligarquías y grupos de presión que controlan el acceso al poder. Estos grupos manipulan los resultados electorales y consiguen que algunos presidentes se perpetúen en su cargo convirtiéndose en dictadores.      

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Búsqueda personalizada